Archivo de la categoría: Periodismo

Guadalupe, una Virgen hecha negocio en México

Estándar

guadalup6LRosarios, escapularios, estampitas, camisetas, velas, joyas y figuras a tamaño real son algunos de los objetos, miles de ellos, que se venden estos días en los alrededores de la Basílica de la Virgen de Guadalupe de la Ciudad de México, a rebosar de devotos para festejar su día.

Entre este viernes y domingo se calcula que unos siete millones de fieles habrán visitado este santuario, que cada 12 de diciembre conmemora la aparición de la Virgen de Guadalupe, en 1531, al indígena Juan Diego.

guadalup3L

Los feligreses, como cada año, acuden en masa cargados de obsequios y flores que entregan a la Virgen, en un festejo en el que no faltan peregrinos cumpliendo promesas de rodillas, música de banda, cánticos y rituales prehispánicos.

En medio de este incesante bullicio abunda la venta, especialmente fuera del recinto, donde cualquier esquina es buena para ofrecer productos ex profeso para la efeméride.

A unos tres kilómetros del templo, en una calle que lleva en línea recta al santuario, aparecen los primeros vendedores ambulantes. Comercian unas cruces enormes, que tienen recostadas y en hilera en un banco.

Un centenar de metros más adelante, Carlos García ofrece camisetas estampadas con la Virgen de Guadalupe, la Virgen María, Jesucristo o San Judas Tadeo. A 40 pesos (2,3 dólares), encargó 500 de ellas.

“Llevamos vendidas 400. Hoy es la fiesta grande”, dijo a EFE este vendedor que, desde los ocho años y junto a sus padres, comercializa objetos con motivos religiosos en estas fechas.

“Hemos variado (la mercancía). En años anteriores eran fotos, pergaminos, pensamientos dirigidos a la Virgen…”, enumeró.

Con 17 años, Martín se estrenó este año como comerciante en las cercanías de la basílica.

Viene de la ciudad de Toluca, a una hora de la capital, y ofrece figuras hechas de resina a entre 150 pesos (unos 8,6 dólares) y 1.000 pesos (57,5 dólares). La más impresionante es un San Judas Tadeo, el patrón de las causas difíciles, que debe medir un metro y medio.

guadalup4L

Satisfecho con el negocio, explicó que adquirió los objetos a unos 100 pesos (5,75 dólares) y ya ha colocado unas 150.

Rumbo a la basílica, una chica vende paracetamol y “otras medicinas” para los males comunes de estos días, como la fatiga, los dolores musculares o la deshidratación, indicó.

Viste el uniforme de una popular cadena de farmacias en México, pero viene “por cuenta propia” y prefiere no revelar su nombre.

A pocos metros del recinto, varías tiendas especializadas en productos religiosos hacen estos días el agosto. Algunas se dedican a la joyería, otras ofrecen productos hechos con cera y otras cualquier souvenir religioso que uno pueda imaginarse.

guadalup5L

Ya en el interior del templo, una abarrotada tienda de recuerdos atestigua el consumismo que rodea a la Virgen de Guadalupe, especialmente en este recinto conformado por varias capillas, templos, un cementerio, un antiguo convento e incluso un museo.

Y es que la animada presencia de vendedores responde a una máxima simple: la oferta y la demanda.

Porque los compradores son muchos, muchísimos, que se pasean con figuras y cuadros, camisetas con motivos religiosos, brazaletes, collares y flores. O (casi) todo a la vez.

guadalupe1L

“He comprado rosarios y regalos para toda la familia”, explicó Nora Echevarría, una emocionada guatemalteca que visita por primera vez la basílica y llegó a la ciudad el viernes.

Echevarría ejemplifica el impulso económico que este festejo supone a la Ciudad de México, que recibe en estas fechas alrededor de dos millones de turistas.

Solo entre el 11 y 12 de diciembre de 2014, las autoridades capitalinas informaron de una derrama de 543 millones de pesos (unos 31 millones de dólares) para la ciudad.

Además, este viernes y sábado se repartieron 352.000 litros de agua potable y se recolectaron 771 toneladas de basura en las inmediaciones de la Basílica, lo que da fe del volumen del negocio generado.

En la tienda del templo, Arturo Zamora compró varios paquetes con velas con la imagen de la Virgen, las enciende a principios de mes para pedir protección y guía.

Zamora afirmó que, por muchas ventas que puedan hacerse estos días en el establecimiento oficial, “esto no es negocio” porque el mantenimiento de las instalaciones es “terriblemente costoso”.

Sin conocer el balance de cuentas del templo, en la calle el “business” es más evidente, y necesario.

guadalupe2L

Erika, de unos 25 años, se pasea con rosarios, pulseras y medallitas colgando del brazo. Los despacha a 10 pesos (0,57 dólares).

“No sé cuánto espero vender, lo que Dios nos dé. Pues ya”, sentenció mientras, a paso rápido, se dirigía hacia el principio de la calzada que conduce hasta el templo, quién sabe si para pescar a los peregrinos a su llegada.

Con un 46,2 % de la población pobre, un salario mínimo de 73 pesos (4,2 dólares) al día para 2016 y un 58,5 % de trabajo informal, México es también el segundo país del mundo por millones de fieles.

Un cóctel que parece llamado a convertir a la Virgen de Guadalupe en una mezcla de mucha fe y otra tanta mercadotecnia. EFE

 Texto: Martí Quintana, para EFE.
Foto: Martí Quintana
 guadalupe.me1
Anuncios

Cop21

Estándar

Hoy empieza la Cumbre Climática en París.

Si los más de 150 líderes que se reúnen se ponen, por unos días, un poco de acuerdo, quizás el planeta podrá postergar un tanto su sentencia.

De mientras, los defensores del medio ambiente se manifiestan sin perder la sonrisa ni la esperanza.

Esto es de la protesta de ayer en México.

Feliz lunes.

 

climático1IMG_20151129_114210climatico2

Viva la lucha libre

Estándar

Entre tanta densidad informativa, este miércoles tuve el regalito de cubrir una exposición de objetos de la lucha libre.

Si estás en México, es casi obligatorio ir a ver un combate de lucha libre. Una mezcla de teatro, acrobacias y golpes que no deja de sorprender, que se convierte en una fiesta dentro y fuera del ring.

Os dejo con esta foto con mi nuevo amigo Psycho Clown. La imagen es un poema; libreta en mano y un puntito estrábico, jaja

Pero cómo se agradecen estos temas.

Les sumo la notita que escribí porque esta expo merece ser visitada. A ver si les animo.

IMG-20151118-WA0000 (1)

Una exposición reivindica el impacto cultural de la lucha libre en México

México, 18 nov (EFE).- A través de más de mil objetos, entre ellos máscaras, fotografías, medallas, cabelleras o revistas, la exposición “La Lucha Libre de todos los días” reivindica el impacto cultural y cotidiano de este deporte y espectáculo en México.

La muestra busca reflejar la lucha libre como “una parte intrínseca de nuestra cultura. Lo que quisimos hacer es un homenaje a la gente que le ha dedicado su vida, cuerpo y energía”, explicó hoy a Efe la directora del Museo del Objeto del Objeto (MODO), Paulina Newman.

Con este fin, la muestra expone un sinfín de objetos divididos en seis ejes temáticos que abordan temas como los espacios de la lucha libre, la estética del luchador, las reglas y representaciones o el papel de la mujer en este deporte.

Cucharitas con rostros de luchadores, cromos de coleccionista, trajes de luchador y artesanías, entre otros, prueban el papel que este deporte ha jugado en la cultura popular mexicana desde 1899 hasta la fecha, concentrándose la muestra en el periodo de 1940 y 1990 y en la Ciudad de México.

“Hay bastantes piezas únicas, entre las más espectaculares están las bancas (banquillos) originales del (estadio) Arena México, de los años 50. Y también tenemos una selección de noventa máscaras luchadas, es decir, que fueron usadas en combates”, señaló a Efe el curador de la exhibición, Antonio Soto.

Un mundo vasto de objetos que llegó al MODO gracias a la aportación de diez instituciones, museos y coleccionistas privados como Christian Cymet, un apasionado de este deporte desde niño que, en rueda de prensa, definió a los luchadores como “héroes anónimos”.

Y es que la mayoría de elementos exhibidos tienen una historia detrás que prueban la mezcla de folclore, excentricidad, dureza e incluso belleza que conlleva este espectáculo.

Por ejemplo, destacó Soto, hay una serie de fotografías provenientes de radiografías de luchadores o una instantánea del icónico Blue Demon con un collarín metálico que formaban parte del archivo médico del Arena México.

“Lo curioso es ver que la lucha libre no es fingida, que son deportistas de alto rendimiento que también sufren sus lesiones y que cada vez que suben al ring les puede costar la vida”, afirmó el curador.

“Para mí es importante (la exhibición) porque muestra los cambios importantes de la lucha libre. Durante mucho tiempo, el luchador nada más era de una arena, salías de ella y dejabas de existir”, dijo a Efe La Parka, quien participó en la presentación con su traje habitual, un disfraz de calavera de pies a cabeza.

Emocionado, este luchador desde hace 30 años señaló que este “sacrificado” deporte empieza a estar por fin reconocido.

Reiteró que la lucha libre “es cultura” y apuntó a su gran expansión por todo el país, pues en “cualquier lugar” hay luchadores, maestros de lucha y “niños que hablan” de ella.

El curador de la muestra añadió que esta también ha trascendido fronteras. Ello es visible, por ejemplo, en partidos de fútbol donde el aficionado de la selección mexicana viste la camiseta del país y cubre su rostro con una máscara de luchador.

“Uno de los esfuerzos de esta exposición es hacer que aseveró Soto.

Por ello, además de la exposición, que abre al público este jueves y se podrá visitar hasta el 27 de marzo, habrá actividades paralelas.

Se han organizado talleres de pintura de máscaras para niños, conferencias y simposios, así como la visita de luchadores que firmarán autógrafos en el museo y la rifa de una máscara entre todos los visitantes de la exposición, explicó la directora del espacio.

Asimismo, se espera que tras finalizar la estancia en el MODO, la exhibición pueda recorrer el país e incluso viajar al extranjero. EFE

// Todos los derechos a EFE.

/ Foto: Mario Guzmán

 

México festeja el Día de Muertos entre la alegría del recuerdo y el dolor del adiós

Estándar

// El pasado 2 de noviembre, en el Día de Muertos, tuve oportunidad de ir al Panteón de Dolores, uno de más grandes e icónicos del Distrito Federal. Aquí os dejo con mi crónica para la Agencia Efe. Sencilla, pero tan bonita como supe.

México, 2 nov (EFEMEX).- Con escobas, cubos de agua, comida, bebida y muchas, muchas flores, familias mexicanas al completo acuden hoy al cementerio para engalanar la sepultura de sus seres queridos, en un Día de Muertos que les llena de la felicidad del recuerdo y la tristeza de la ausencia.

María de Lourdes Lícona se despide de su padre, enterrado en el capitalino Panteón de Dolores, con un ligero y tierno adiós con la mano.

muertos4

Antes ha estado rezando un padrenuestro y un avemaría, luego de encenderle un incienso y colmar la tumba de pétalos de cempasúchil, la flor amarilla típica del festejo.

“Le dije adiós, papi”, explicó a Efe María de Lourdes, que perdió a su padre de niña, en 1953, y desde entonces sigue con esta tradición de raíces prehispánicas y católicas.

De pequeña le contaron “una leyenda”, según la cual cuando los muertos se van a retirar, se les debe poner “agüita y pancito”, así como rezarles y colocarles flores para evitar que se vayan “muy tristes”, relató.

muertos2

En esta horas que pasan junto a sus difuntos -en algunos lugares del país incluso la noche entera- los sentimientos se entremezclan.

Frente a la tumba de su primo, muerto hace solo un mes y con 45 años en un asalto, Nancy Huerta comenta: “Es triste porque ya no están con nosotros, pero mientras ellos vivan en nuestro corazón y no nos olvidemos de ellos, toda la vida van a vivir para nosotros”.

Acompañada de la esposa del fallecido y de sus hijas, llevan horas arreglando el sepulcro. Lo han cubierto de flores, dibujando con pétalos rojos una cruz en su centro y con varios ramos rodeándolo.

En este ritual, que el 1 de noviembre recuerda a los niños fallecidos y el 2 de noviembre a los adultos, existe la convicción de que, a unos pies bajo tierra y del otro lado de la vida, los difuntos escuchan, aconsejan y reconfortan.

“Hablamos con él y le pedimos que nos ayude en lo que tenemos que hacer (nosotros) desde fuera, para que nos apoye. Supuestamente así lo dijo Dios”, contó Miguel Félix acompañado de su mujer, Josefina Reyes, en el lugar donde descansa su hijo, que murió atropellado hace 22 años.

Junto a él permanecerán unas dos o tres horas, guardando el recuerdo de este suceso que Josefina rememora todavía con mucha tristeza.

Este año lo hacen junto a sus nietas y la hija de una de ellas, que no levanta un palmo del suelo y va disfrazada y maquillada de catrina, calaveras vestidas de forma elegante y típicas de México.

En unos minutos estará “pidiendo calaveritas” como dulces y moneditas a los adultos que se crucen en su camino.

muertos5

Esta costumbre, adaptada de la fiesta de Halloween anglosajona, es una prueba más de que el Día de Muertos mexicano es también una explosión de sincretismo y alegría.

En el inmenso Panteón de Dolores, de finales del siglo XIX, hoy se pudo ver de todo: niños disfrazados de momias, payasos o brujas acompañaban a padres y abuelos que, con esmero, limpiaban las tumbas con o sin la ayuda de trabajadores de mantenimiento, que se movían de un lado a otro con escoba en mano.

“Piden mis servicios, mantenimiento, agua, jarrones… echarles la limpia, barrerles y quitarles la hierba (a los sepulcros). Es cuando nos va mejor”, explicó el trabajador del cementerio Fernando Medina.

En este caótico panteón de 200 hectáreas, donde tumbas ilustres como las del muralista Diego Rivera se rodean de mausoleos familiares y millares de sepulturas mucho más humildes, incluso abandonadas, Ángel Magallán se pasea junto a su banda de música folclórica.

El Grupo Norteño Sabotaje, conformado de tres chicos de apenas 20 años, cobra entre 50 y 70 pesos (entre 3 y 4,20 dólares) por canción.

“Nos dedicamos a trasladarles algo que les recuerde a las personas sus seres queridos, que ya se han ido, en este día tan especial para todo México”, destacó el joven apoyado a su contrabajo.

muertos1

Fuera del panteón, con una entrada decorada para la ocasión con llamativos motivos florales, un grupo de muchachas grita: “¿Va a llevar amarillitas, jefe?”, invitando así a comprar ramos de cempasúchil que venden a 10 pesos (60 céntimos de dólar).

Una vez dentro, el Panteón de Dolores recibe a los visitantes con un imponente altar repleto de ofrendas como pan, sal, fruta, estampas de vírgenes e incluso un paquete de cigarrillos.

Es similar a los que, aunque de menor tamaño, se pudieron ver hoy en algunas tumbas y en donde, entre flores, se agasajó a los muertos con todo tipo de alimentos.

muertos3