Pequeñas victorias cotidianas: Cómo vencer al galán del Cinemex

Estándar

Lo prometido es deuda, aquí la historia de cómo un vendedor de Cinemex me quiso hacer regresar a casa sin entradas para el cine.

Hace un par de miércoles quería ver la última de Mad Max y después de ver bien la cartelera por internet y ver que la daban en el cine más cercano a mi casa en versión original me fui a comprar las entradas un ratillo antes.

Total, que llego ahí y me encuentro a un chaval joven y lleno de acné en la taquilla. Le pido dos entrada para Mad Max en V.O y me dice que “ya no la dan”, y le digo “¿seguro? Si así sale en Internet”, “no, ya la cambiaron”, me dice mientras encima de su cabeza -no exagero- me aparece en una pantalla de televisión con toda la cartelera, donde queda bien claro que sí dan Mad Max en inglés y con subtítulos.

Para no faltarle al respeto, me voy por donde vengo.

Pero ah! La sabiduría aprendida en México me hace pararme a medio camino. “Estoy seguro que no tiene ni idea, me da vergüenza pero voy a preguntar de nuevo”.

Y ahí que vuelvo y le digo a su compañera, que atiende desde el otro lado de la taquilla: “Dos para Mad Max, la sesión de las 21.00 horas es en inglés y con subtítulos, ¿verdad?” “Correcto”, me responde. Le pregunto de nuevo y me dice que sí, algo extrañada.

Compro las dos entradas y le digo… “que sepas que tu compañero me dijo que ‘no’ aunque sale en todos lados que ‘sí’ la dan. ¿Le dices tú?”

“Mejor díselo tú, que no se entera mucho”, me contesta con una sonrisa de oreja a oreja.

Total que voy. El chaval, con un brazo apoyado al ordenador y me dio cuerpo encima de la barra, habla con una jovencita en plan galán con uniforme de Cinemex, que la verdad, no ayuda a la seducción.

Le interrumpo con cautela (pero por dentro me muero de ganas): “Oye, perdona, es que sí la daban en versión original, tu compañera me lo confirmó y aquí aparece encima de tu cabeza. Lo digo porque yo ya me iba a quedar sin ir al cine porque tu no lo sabías, y vine expresamente a comprar las entradas”.

“Ah, ah, lo siento”, me tartamudea.

Sé que no sirve de nada porque a él le da absolutamente igual. En mayúsculas.

Pero quizás a la chica que se quería agarrar le sirve para ver que el tipo es un patán.

Y mira, me voy más tranquilo.

México es así, hay que sacarle alguna victoria a las derrotas cotidianas.

cinemextelmex

Feliz fin de semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s