Oaxaca: Un baño de maestros en lucha y una cobertura electoral (PARTE 2)

Estándar

El sábado fue un día de demostración de fuerza mutua.

Las fuerzas federales recuperaron algunas de las sedes electorales y los maestros se concentraron en el zócalo. Redoblando su presencia y avivando la llama.

Fue un día menos movido donde pudimos entrevistar el representante del órgano electoral en la región. Nos dijo que estaba todo (bastante) bajo control,  pero que eran las elecciones más complejas en Oaxaca desde la creación de su organismo.

Y el sábado todo se centró en saber qué harían los maestros: ¿Moverían ficha? ¿Llevarían a cabo acciones violentas?

Pues por la tarde hubo una convocatoria masiva a maestros y medios y lo dejaron claro. Amenazaron a las autoridades de boicotear las elecciones el siguiente día, y me sorprendió tanto el poder de convocatoria como el discurso de los dirigentes, plagado de palabras como “compañero” y “camarada” que a mí me huelen a naftalina. Y me dejan entrever que no se han adaptado a los tiempos modernos.

oaxacaelecciones17

oaxacaelecciones16

Y llegó el domingo con un madrugón de tres pares de narices. Había que ir a grabar la apertura de mesas electorales. ¿Habría movida o no habría movida? ¿Saquearían y quemarían los maestros?

Pues todo empezó bien tranquilito.  Y eso que fuimos a una escuela-convertida-en-mesa-electoral a 200 metros de donde acampaban los maestros. Pero nada, la única anécdota fue que faltaba un miembro de la mesa y todo arrancó 50 minutos tarde. Muy made in México

.oaxacaelecciones18

En una pequeña entrevista, el presidente de la mesa me comentó que tenían órdenes de no confrontarse si los maestros asaltaban el lugar, y él estaba bien tranquilo.

Solventado este tema, fuimos en busca de declaraciones del gobernador e imágenes de la marcha de los maestros. Del gobernador, destacar la alta presencia de medios frente de la mesa electoral donde fue a votar, y de la marcha… pues que eran muchos y me enredaron un poquito.

Varios de los profesores me dijeron que la protesta era pacífica y que ahí no pasaría nada. Sin embargo, un par de horas más tarde habían saqueado varias mesas electorales y las habían quemado a pie de calle.

Por suerte, en el centro histórico volvieron con los desmanes. Y ahí si pude cubrirlo bien y ver cómo un grupo de gente con la cara cubierta llegaba a la misma mesa donde horas antes todo había arrancado con calma y la saqueaban al completo. Otros, con palos y piedras querían romper las cámaras de videovigilancia de la ciudad y amenazaban con quitar equipo fotográfico a cualquiera que grabara sus acciones.

Me veis a mí la cara que se me quedó cuando, cámara colgando, escuché esto yendo en contra dirección para ver la mesa que recién asaltaron. Afortunadamente, mi cara de extranjerito (¿será un turista despistado? creo que me salvó.

Y entonces llegó quizás el momento más memorable de estos días. La quema de papeletas. Madre mía, cuánta gente y cuánta prensa. ¡Y cuánto lo alargaron! Aquello parecía una misa, y pasaron por el altar más dirigentes que otra cosa.

Al final, sin embargo, nos regalaron las foto de la jornada. Y nada más pasó.

oaxacaelecciones11

oaxacaelecciones1hd

Las elecciones se desarrollaron con relativa calma en muchos sitios. Y a pesar de que reventaron casillas en muchos distritos sí se dio por válida la votación en los mismos. ¿Lo triste? Que quien ganó parece lo de menos.

Con una entrevista al representante del INE y rumores de acciones agresivas por parte de los maestros que nunca se concretaron, di por zanjada mi cobertura en Oaxaca.

oaxacaelecciones19

Contaros que después de esto, si no sabía muy bien qué pensar de los maestros, ahora menos. Su lucha parece lícita (mejores condiciones en un país de salarios bajos y mala distribución de recursos públicos, así como la derogación de una reforma educativa que les quita privilegios) pero su historia (plagada de dirigentes corruptos y ladrones y afinidades con partidos políticos) me hace desconfiar de ellos.

Y, sobre todo, lo que más me echa para atrás son los discursos de sus líderes, colmados de medias verdades y alguna que otra mentira fácil de pillar.

Hay muchos maestros que rehúsan hablar contigo. Desconfiar de los medios es comprensible, pero que no lo hagan porque así se lo han ordenado no dice mucho de un sindicato que dice estar con el pueblo.

Y luego está el descontento de la gente, que está hasta las narices de ellos -en su mayoría- y ya no entiende sus peticiones como las entendía antaño.

Maestros, haceros escuchar y entender si quieren convencer al pueblo y, por ende, vencer al Gobierno.

El lunes escribí una crónica que creo que fue una bonita reflexión y un claro resumen, de cómo están los ánimos en Oaxaca. La adjunto a continuación.

Gracias por quienes habéis llegado hasta aquí. Espero que os haya parecidos interesante esta aventurilla. Para mí  lo fue mucho.

¡Saludos!

Aquí mi crónica para la Agencia EFE:

Maestros pierden fuerza en Oaxaca por el descontento popular

Por Martí Quintana

El movimiento de los maestros mexicanos en huelga tiene en el sureño estado de Oaxaca, uno de sus principales bastiones, el talón de aquiles de su lucha por una escalada del descontento ciudadano tras días de movilizaciones.

En el marco de un parón indefinido y las elecciones que se celebraron el domingo, los maestros saquearon la pasada semana sedes de partidos, quemaron votos, acamparon en el centro de Oaxaca capital y bloquearon instalaciones, como un centro de reparto de Petróleos Mexicanos (Pemex) que dejó sin combustible a la ciudad.

Y quizás se tensó demasiado la cuerda en una de las regiones más desfavorecidas del país y en la que muchos viven al día.

El grado de enfado hacia los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) es como una paleta de colores, pero cuesta encontrar quien se posiciona a su favor.

“El Gobierno ha de meter las manos y poner en su lugar a los maestros. ¿Acaso vamos a vivir de ellos?”, manifestó a Efe Mary Carmen, una enfadada ama de casa tras cinco horas en la cola esperando para cargar combustible.

“Toda Oaxaca está en su contra, de maestros no tienen nada y por eso el nivel académico es tan bajo”, valoró Germán Zuñiga mientras votaba en una sede electoral que, unas horas más tarde, fue saqueada por profesores.

El propietario de una tienda de uniformes, Francisco Daniel, expresó su disconformidad, un tanto menos visceral, frente a una gasolinera sin servicio donde se rumoreaba que llegaría combustible.

“Yo creo que hay maneras y medios para protestar y hacer algo en beneficio del pueblo, porque al final el pueblo no está con ellos”, dijo.

El administrador de esta misma estación, Reynaldo Jiménez, esgrimió un argumento más pecuniario, pero igual de común: “Estimamos pérdidas de 1,4 millones de pesos (89.000 dólares), y algunos trabajadores no cobrarán estos días”.

Al impacto económico del desabastecimiento, que finalizó el sábado, ha de sumarse la acampada de un millar de profesores, que desde el 1 de junio dejaron sin clases a 1,3 millones de estudiantes del estado, en el zócalo de la capital oaxaqueña.

Camarera en un restaurante de la plaza, Arely García criticó al movimiento del magisterio porque perjudica “a quienes vivimos al día”.

Ella, además de percibir menos -e indispensables- propinas, tuvo que tomar taxis ante la falta de combustible, que aprovecharon y subieron tarifas.

Y en este escenario, Itzel Guzmán, una joven afiliada a un partido de izquierdas, sintetizó con claridad los pros y contras de esta fuerte lucha sindical: “La gente se cansa porque complican llevar dinero a casa, pero tampoco se dan cuenta que si no se hacen acciones, el Gobierno se la va a seguir tomando como si nada”.

Este sentir mayoritario, el del paulatino cansancio hacia unos maestros que hacen tambalear la cotidianeidad del pueblo, es percibida por muchos profesores.

José Aníbal Martínez, un secretario regional de la CNTE, reconoció “una problemática” con la gente, que está “molesta y con derecho”.

Ello se ha traducido en que en algunos establecimientos no quieren atenderlos y, puntualmente, son insultados cuando marchan, relató.

“En lugar de afectar al Gobierno afectamos al pueblo, y el pueblo ahora está sentido con nuestro movimiento. Ya no es un apoyo total”, valoró el subdirector de una escuela secundaria Facundo Flores.

Este maestro tiene todavía presente el incondicional respaldo ciudadano durante la huelga de 2006.

En aquella ocasión, decenas de miles de maestros ocuparon el centro histórico para exigir mejores condiciones laborales y la renuncia del polémico -y para muchos represor- gobernador Ulises Ruiz (2004-2010), del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El punto álgido de ese pulso llegó el 14 de junio, cuando unos 750 policías dispersaron a miles de maestros, que horas más tarde recuperaron el lugar apoyados por la ciudadanía, que realizó marchas a su favor y cercaron el zócalo durante el enfrentamiento, recordó el maestro.

Esta victoria es todavía rememorada no sólo por los docentes, sino por muchos oaxaqueños.

¿Y qué ha cambiado? Para Flores el sindicato debe estar “más en contacto” con el pueblo para “retomar su confianza”, e informar “correctamente” de la realidad del magisterio.

Por ejemplo, contando su propia historia: Hace 28 años, Flores fundó una escuela en un pueblo oaxaqueño que, en aquel entonces, se hallaba a 17 horas a pie de cualquier vía.

Hoy es directivo de una escuela secundaria pública que, dijo, no recibe ningún tipo de financiación estatal, sólo los salarios.

Pero mientras muchos maestros de base parecen ver los flecos de su lucha, los líderes, en estas últimas jornadas, no dejaron entrever en su arengado discurso una pizca de autocrítica. En su versión (oficial), el pueblo está con ellos.

Es quizás Valentín, de nueve años, quien con la sensatez propia de un niño describió la realidad del pueblo oaxaqueño, y los desafíos de la lucha del magisterio.

Sin escuela, tiene más tiempo para vender en el Zócalo caramelos y chicles. Si antes trabajaba de 4 de la tarde a 11 de la noche, ahora arranca un poco antes.

Pero con los maestros acampados se saca la mitad, unos 40 pesos al día (2,5 dólares), señaló.

Sus compradores potenciales son turistas que, estos días, rehuyen sentarse en los restaurantes de esta turística plaza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s