Mi primera boda mexicana: Cánticos al agua, pinchazos de aguja y mucho bailoteo

Estándar

Todo extranjerito que alguna vez ha vivido una boda mexicana te cuenta lo estupenda y divertida que es. Que si mucha música, que si mucha bebida…

Así que cuando mi amiga Brenda me invitó a la boda de su amiga Meli, ni me lo pensé.

Eso sí, jamás imaginé encontrarme con una boda tan original y, en cierta manera, alejada de los parámetros que me habían contado.

La boda de Melissa y Ernesto fue peculiar. Bien bonita… y peculiar. Al principio, todo muy corriente. Una decoración cuidada al detalle y un sobrecito por pareja y número de mesa.

boda1 boda2 boda3

La ceremonia arrancó con la novia saliendo de la habitación del pequeño hotelito donde se celebraba la boda y con el futuro marido subido en un pequeño escenario diciendo que iban a “CASARSE”, no a “CASARLOS”. Porque de esto se trató el evento, de profesarse amor el uno al otro e invitar a los familiares a que hicieran reflexiones.

Ni por la iglesia ni por el juzgado. Una celebración hecha a su medida. Una buena idea ¿no?

Durante la ceremonia hubo momentos ciertamente new age. Por ejemplo, los padres de los novios tuvieron que hablar de la ‘luz’ y las hermanas de Ernesto del ‘agua’. Sí, así tal cual.  ¡Vaya reto!

boda8

boda7

El momento agua fue sorprendente. Especialmente cuando dos de las hermanas vestidas cuál ninfas empezaron a moverse alrededor de unos cuencos de agua que iban mezclando y la tercera, desde el atril, cantaba con su aguda voz una especie de cántico al H2O.

boda6

Tras este momentazo, que emocionó y divirtió a la gente por igual, llegó el momento ‘unión’, en el que un hermano y varios amigos del novio desafiaron a la pareja a pincharse con una aguja y juntar su sangre. Dicho y hecho. ¡Auch!

boda9

Y con unas palabras de cierre, culminó la ceremonia y pasamos al convite. No sin antes desearles la mayor de la felicidad a los novios, que atendían uno a uno los invitados visiblemente emocionados. Esto, lo de la emoción y lo de dar deseos, pasa en todos lados.

Después de sentarnos volvieron a aparecer los recién casados. Y se les recibió bandeando la servilleta de lado a lado y se sentaron en la mesa nupcial.

boda11 boda12

Esto es algo sorprendente.  En México (me consta que en otros países, pero en España nunca lo vi) la pareja se sienta sola, en una mesa aparte. Y se ubican de tal manera que presiden el resto de mesas. Y todo el mundo puede verlos. All eyes on you.

A partir de aquí. La boda se tornó más convencional (según mi experiencia previa). Los esposos pasaron de mesa en mesa saludando a familiares y amigos, agradeciendo su asistencia y entablando cortas conversaciones.

Tuvieron un momento para hablar al público. Y, realmente, me maravilló ver la desenvoltura con la que interactuaban. Se notaba que era su fiesta y su momento de amor. Si alguna vez llego a casarme… seguro me entra la vergüencita.

El baile fue bien divertido. Sobre todo porque yo aquél día estaba un poco pachucho de la barriga y cansado, y cuatro horas de bailar pegado música mexicana hubiese tumbado mi ánimo.

Pero aquello era una fiesta muy internacional. La mitad de los hermanos del novio andan repartidos por el mundo y con parejas extranjeras… así que optaron por una playlist de aquí y de allá.

Si una fiesta comienza con Daft Punk, Katy Perry, Pharrell y cosas por el estilo… pues mi ritmo lo agradece.

Así que bailé bastante toooda la noche. Me apunté a algunas coreografías y me emocioné cuando llegó el momento Grease o repartieron unos globos de colorines que tropicalizaron la fiesta.

boda15

Y sí, believe it or not, al final de la fiesta hasta rompí un corazoncito. ¡Qué halago!

Con un poco de Jamiroquai terminó este casamiento tan bonito y bien organizado. Para mí, todo un honor poder asistir a mi primera boda mexicana. Una boda fuera de lo común y, ciertamente, poco convencional. En México, en España y en cualquier lado.

 Creo que fue muy bonita y emocionante, y aunque los momentos más new age  (sin ánimo de ofender) me sorprendieron mucho como espectador, los disfruté igualmente.

Les deseo lo mejor, Melissa y Ernesto.

A ser muuuy felices.

boda14

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s