Ciutat Morta: La Barcelona que se desangra

Estándar

La pasada semana tuve la ocasión de ver el documental Ciutat Morta, y no he podido quitármelo de la cabeza desde entonces.

ciutatmorta1

………………………………………………….

PARA QUIEN NO CONOCE LA HISTORIA:

Ciutat Morta relata los hechos ocurridos el 4 de febrero de 2006, cuando una fiesta ilegal de Barcelona –un rave- en una casas ubicada en una calle del centro terminó con una redada policial y un policía en estado vegetativo después de recibir un fuerte golpe en el cráneo.

Aquella misma noche, la Guardia Urbana detuvo tres chicos que estaban fuera del local y los acusó de haber malherido al agente. Tras numerosas torturas y vejaciones, y sin más pruebas que la palabra de otros miembros del cuerpo policial, hoy apartados de sus responsabilidades, un juez los declaró culpables y pasaron varios años en prisión hasta ser liberados.

ciutatmorta2

Para rizar el rizo, dos personas más, Patri y Alfredo, que sufrieron un accidente en bici y tuvieron la mala suerte de terminar en el mismo hospital que los otros chicos, acabaron arrestados, torturados y condenados también por haber participado en la reyerta.

Patri terminó suicidándose.  Se lanzó por una ventana.

ciutatmorta3

Esta historia apenas tuvo eco en la mayoría de medios locales y nacionales durante años. Y el documental tuvo que ganar concursos para que, por fin, la televisión pública catalana se viera presionada a emitirlo.

Fue un éxito de audiencia. Y desencadenó una manifestación espontánea ante la sede del Gobierno catalán y una reapertura del caso y del debate sobre la forma de actuar de los cuerpos de seguridad.

………………………………………

IMPOTENCIA, RABIA, VERGÜENZA Y CULPA

Si este documental me llegó al alma fue por varios motivos. En primer lugar, impotencia.

Impotencia al ver esta Barcelona de postal que tantas y tantas veces nos han querido vender. Esta Barcelona perfectamente corrompida por intereses mobiliarios y en sintonía con el poder. La Barcelona que no deja lugar a lo alternativo, que ahoga todo lo que no es institucional. Que es fenomenal por y para los guiris.

En segundo lugar, rabia.

Rabia por corroborar, una vez más y gracias al documental, el continuo abuso de poder de los cuerpos policiales en Barcelona. Especialmente de la Guardia Urbana y los Mossos. En esta historia hay manos rotas y caras ensangrentadas. Hay insultos racistas y complacencia por parte de las autoridades.

Sin llegar al terrible extremo que tuvieron que padecer los chicos del 4F…

¿Quién no ha padecido alguna vez la mano dura de la policía barcelonesa –y su actitud prepotente- alguna vez?

En el macrobotellón de 2006, fuera de la zona de disturbios, recibí por primera vez un porrazo de un policía. Habían golpeado un amigo sin venir a cuento e, ingenuamente (por no decir gilipollas), me fui a una comisaría a pedir explicaciones. Me llevé un par de ostias de un policía que me agarró de la palestina con fuerza,  una ligera quemadura y una cojera que me duró dos días. En el ambulatorio me dieron un inflamatorio y un informe que ponía ‘por agresión de la Policía’.

Otra vez, iba hacia una fiesta en un polígono apartado del centro. Llevaba una bolsa de plástico y una botella, de plástico también, con alcohol para pasar la noche. Una patrulla que pasaba por ahí me obligó a vaciar el contenido entero en un árbol. Yo agachado y ellos desde el coche, mirándome altivos. Se sintieron muy poderosos. Y lo vi en sus caras de analfabetos funcionales.

Para mí, eso son anécdotas de una época en que era muy punky y en el que litros de alcohol corrían por mis venas. Más bien, eran anécdotas. Pero tras conocer esta historia son más que eso, es el ejemplo viviente de que todos, en mayor o menor medida, hemos padecido la violencia policial en Barcelona.

Y lo peor de todo, la hemos tolerado. Por lo menos yo.

En tercer lugar, vergüenza.

Vergüenza por ver cómo las apariencias son todavía motivo de la peor estigmatización. Cómo pueden encarcelarte. Al racismo que sufrieron los tres chicos sudamericanos hay que sumar algo mucho más atroz: llevar rastas y pearcings.

Pero el peor caso es el de Patri, quien justo aquella noche se había rapado un lateral de la cabeza para hacerse una especie de tablero de ajedrez. Ella quería ser Cindy Lauper, pero la acusaron de ‘antisistema. Y los ‘antisistemas’ y los ‘okupas’, en Barna, son gente muy pero que muy mala. Básicamente porque se enfrentan al poder.

Me quedo con una reflexión de Helena Torres, amiga de Patri:

“Que una persona porque lleve un peinado que no cuadre o una ropa que no nos parece adecuada, ya sea sospechosa de delito. Que te detengan en un hospital porque te vieron que, con la ropa que llevabas, buena persona no podías ser. Esto es muy grave en un Estado de Derecho”.

Y por último, culpa

Culpa porque yo, en su momento, no hice absolutamente nada. Es más, apenas me enteré. Y este es el círculo en el que yo me moví durante el comienzo de mis 20. Aunque quienes aparecen no son amigos, si son rostros conocidos. Gente que frecuentaba la Bata como yo, que se movía por la escena underground barcelonés como pez en el agua y que entendía el Raval como su hábitat natural.

Me avergüenzo de sentirme como uno de tantos que nunca movió un dedo. Y aunque probablemente escuchara hablar del sucesos de pasada, jamás le presté la suficiente atención.

El documental, después de su emisión por la pública catalana, está despertando conciencia social y levantando ampollas.

Que siga así hasta que se encuentre una respuesta. Válida y verdadera. No humo para cubrir malas prácticas de quien dicen protegernos.

Amigos de fuera de Cataluña, en youtube está el documental, y recomiendo enormemente verlo y difundirlo:

https://www.youtube.com/watch?v=BF28b04mhck

“Ciutat morta” es la Barcelona que se desangra, que pierde vida, color y gracia. Emperifollándose y perdiendo su sinceridad para salir en la Lonely Planet… y arrasando con almas e ilusiones, si hace falta, para lograr este propósito.

ciutatmorta4

//Imágenes tomadas del documental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s