Emigrar: Momentos que duele perderse

Estándar

En mis 28 años he vivido en varias ciudades (Barcelona, Quito, Bologna, Londres, Auckland…) y conozco perfectamente lo que es estar fuera de casa y lejos de los tuyos.

Emigrar  te trae experiencias únicas y te confronta con realidades distintas y contigo mismo.  Es una terapia en sí mismo.

A quiénes se consideran aventureros, como yo, es un gozo poder alejarte de tu tierra natal y poder grabar en tu diario de vida las sensaciones, recuerdos y aromas de otros lugares.

Todo muy bonito… y también irreal. El tiempo y la distancia pasan factura. Y a este factor hay que sumarle la soledad y la nostalgia.

Para mí México no fue una aventura alocada en la que anhelaba no tener rumbo fijo. Aquí emigré por necesidad y para ver si este país me brindaba oportunidades y salvaba mi autoestima. En cierta manera, lo logró.

Pero cuánto más asentado me encuentro en mi país de acogida, más echo de menos cosas de mi casita. ¿Serán los años, que te vuelven más reflexivo?

Este final de 2014 está siendo de grandes novedades entre los míos. Y yo soy el ausente, al que recuerdan pero no está. El que entiende, y se entristece, sabiéndose en un segundo plano.

Primero fue mi padre. Este año cumplió 60 y me mandaron una foto de la comida del domingo en su honor por whatsapp. Mi padre, un hombre de gran corazón a quien llamé por skype para desearle una feliz década.

Alguien a quien quiero a pesar de nuestros encontronazos puntuales y de quien, seguramente, llevo muchísimo más en mí de lo que pienso.

pare60

Luego, vinieron las bodas. Si los casamientos de tus mejores amigos son para liarla en grande, los míos fueron para mostrar, vía red social, que los sigo teniendo presentes a pesar de perderme un momento único en su vida.

Marta, la gran amiga del Erasmus que hasta hoy sigue ahí. La chica que te hace reír y te tiende la mano. Las borracheras con whiskey barato perdidos en Bologna y las charlas sanadoras en medio de una Barcelona que nos cortaba las alas.  Esto y mucho más. Y yo me perdí tu día.

Estoy seguro que tanta dedicación hicieron una boda perfecta. Y que en las Vegas te volviste a casar como Marilyn o algo mucho más kitsch. Y yo, de nuevo, me lo perdí.

¿Mi detalle? Llevarme tu invitación hasta la montaña y, en plena cima, sacarme una foto con ella. Amor y altitud. “I could be brown, I could be blue”.

lamalinche12

Y la boda de Neus, un pilar fundamental de mi adolescencia. Nuestras idas y venidas, nuestras discusiones y nuestras reconciliaciones. Nuestras confidencias. Tu capacidad para aceptarme tal y como soy.

Han podido pasar años y nosotros seguir caminos paralelos. Podemos haber perdido un poquito el contacto, pero si tuviera que enumerar a quienes marcaron mi vida, ahí estarías tú.

Me encantó que pensaras en mí para la boda. Y sé que celebraremos algo, a nuestra manera, al regreso. Sé que era tu momento e imagino que has sido muy feliz.

Yo te recuerdo en tu visita a Bologna. Y esta foto de los dos, en mi versión más punky, me encanta.

neusmartí

Un petó ben gros, Neus. M’agradaria molt haver viscut aquest moment amb tu.

Y María. Probablemente la cosa más chiquita que ha hecho más feliz a los míos en mucho tiempo. La hija de mi hermano. La primera nieta de mis padres. Mi sobrina. 

Tan linda y pequeñita… Y yo me siento un tío distante, un tío que no se hace a la idea de que ya es tío. Y es bonito porque ves felicidad a tú alrededor, tu hermano tremendamente emocionado y tus padres con una sonrisa que no les cabe en la boca.

IMG-20141007-WA0001 IMG-20141007-WA0008

Yo me prometo ser un gran tío, pero me siento lejos y lejano. Como un prófugo de los deberes familiares y haciendo preguntas estándar como ¿Y cómo se encuentra la madre? o ¿Y la niña ya come?

I em segueixo dient que seré un gran oncle.

Emigrar son grandes historias y hacer borrón y cuenta nueva, pero también es dolor. De esto te das cuenta con los años, cuando tu corazoncito se hace más dependiente y aprendes a dar más valor a los tuyos que antes.

No sé si hacerte mayor te da sensibilidad o sólo te quita autonomía. Pero es una realidad que, a veces, entristece mucho estar lejos de familia y amigos.

Emigrar, con todas las letras, es agridulce.

Y hoy lo siento más agrio que dulce.

Un petó amics.

// Si les gustan mis experiencias y reflexiones de emigrado: https://www.facebook.com/untriplep?ref=hl ….

Anuncios

»

  1. Hola me llamo Arantxa. También estoy en México, pero no, no soy de aquí. Ídem de Ídem con tu historia…Pero si algo he visto con el tiempo es que cada uno de nosotros escribimos nuestra historia y aunque estemos cerca de los de casa, terminamos viéndolos menos de lo que los vemos desde la distancia. No siempre vas a poder estar en los momentos importantes de quienes quieres. Aunque te parezca mentira. ..Y si quieres seguir estando presente en la vida de las personas, dentro de lo posible…mantén el contacto con ellas. Un musu y suerte en tu nueva etapa.

    • Gracias Arantxa. ¿Y cuánto llevas tú en México? Coincido en lo que dices, a veces no importa qué tan lejos estés, se trata también de la voluntad de mantener el contacto. A veces también uno se olvida de esto…

      Mucha suerte a ti tb! Un fuerte saludo!

  2. FELICIDADES PORQUE TU FAMILIA CRECE EN EDAD Y EN MIEMBROS QUE LINDA Y BONITA LA SOBRINA Y QUE FELICES LOS ABUELOS . NO ESTÉS TRISTE LA FAMILIA SIGUE SIENDO FAMILIA A PESAR DEL TIEMPO, LA DISTANCIA Y LA MUERTE,POR LOS SIGLOS Y S……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s