¡Habemus casa!: Y es toda nuestra

Estándar

Visitamos el departamento un domingo. Dos habitaciones, un comedor cocina, baño con plato de ducha y dos habitaciones con armario y en los que cabía una cama de matrimonio. No necesitábamos nada más.

El administrador se interesó por nosotros: “¿De dónde venís?” “¿Qué hacéis?” “¿De qué trabajáis?”. Respondimos una pregunta tras otra (disfrazando alguna verdad, pero sin faltar a ella), y le dijimos que estábamos hartitos de buscar departamento. Que nos dijera lo que teníamos que hacer para saltarnos lo del maldito fiador, y que mañana tendría toda la documentación necesaria.

El hombre se mostró razonable. Y ya sea porque le caímos en gracia, por graciosos o porque quería un toque extranjero en el bloque (se ve que a veces da caché), apostó por nosotros y nos dio su tarjeta.

Teníamos 24 horas para recopilar dinero – el depósito más el mes entrante – y reunir otros papeles. Nada más llegar a casa nos pusimos manos a la obra, retiramos fondos del cajero e imprimimos justificantes bancarios, pasaportes y demás. Nerviosos por tener algo tan cerca y tan lejos a la vez.

Le mandamos un mail recordándole nuestro GRAN interés, e incluso le dijimos que si hacía falta iríamos por la mañana a firmar contrato. No queríamos que absolutamente nadie se nos adelantara.

Nos respondió en todo el domingo. Y yo, la verdad, es que me mordía las uñas de tantos nervios. El lunes nos llamó y nos preguntó si teníamos la documentación en regla. Nos mandó el contrato por correo electrónico y nos lo leímos al dedillo. Quedamos para la misma tarde en el bloque , cuando enseñaba otros depas en alquiler.

 Después de tanta búsqueda, parecía que la travesía llegaba a su fin.

Llegamos puntuales como un reloj. Eran las siete de la tarde y había empezado a caer el típico aguacero chilango. Parecía un mal presagio, que no fue pero casi.

El administrador nos abrió la puerta, entramos en el bloque y nos abrió la puerta de la que debía ser nuestra casa. La revisamos de arriba abajo para que, en caso de errores, nos los arreglaran de antemano. Nos puso el contrato en las narices para que lo releyéramos, y se fue a enseñar otros depas.

Fue en ese momento cuando apareció la propietaria del bloque. Una señora en sus sesenta de voz fina y algo de malas pulgas. ¡La muy descarada se dedicó a enseñar el departamento con nosotros dentro! Una bitch en toda regla. Nuestra cara de póker, apoyados en la barra de la cocina, era de campeonato. No dábamos crédito, y toda la gente que entraba estaba encantada con la casa. ¡Con nuestra casa!

Os juro que me estaba  a punto de salir el corazón por la boca. Me imaginaba a un pijo entrando y gritando – “¡Me encanta!”- mientras sacaba un fajo de billetes y nos arrancaba nuestras ilusiones de cuajo.

Y la señora… maldita señora. Venga a contar los pormenores de la casa sin tan siquiera mirarnos.

Afortunadamente, llegó el administrador. Nuestro salvador. E incluso bromeó sobre la situación.

Firmamos papeles, pusimos un pastón en depósitos (aquí nada sale gratis, amigos) y nos dieron las llaves. Las llaves de nuestro piso.

Cuando llevas luchando un buen tiempo algo, es extraño cuando lo consigues.

Satisfechos, vimos una casa vacía por amueblar. Aunque hasta el momento estábamos bien instalados en casa de José, sabíamos que nuestra estancia ahí tenía una fecha de caducidad.

Con las llaves en nuestras manos, por fin se terminó nuestro nomadismo. Teníamos casa. Y bien bonita.

¿Qué os parece?

IMG_7632 IMG_7634 IMG_7635 IMG_7636

Aunque en estas fotos la veis amueblada. Todo ha sido a base de mucho empeño y pocos baros (dinero). De cómo amueblamos gracias a muebles de segunda mano, internet y mucho bricolaje…en el siguiente post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s