Fotografías que siguen revelando historias

Estándar

SECCIÓN: PERIODISMO

Hijos de exiliados en México identifican a sus padres en fotografías inéditas de Capa, Chim y Taro de la Guerra Civil Española

Una fotografía en blanco y negro y algo descolorida muestra a una mujer joven, con un vestido blanco y el cabello cuidadosamente recogido en un moño, sentada en una silla y enfrente de una pintura que es sujetada por dos mozos de uniforme en un almacén donde se apilan más obras.

“Esa era mi madre Elvira, clasificando obras del tesoro artístico español en el inicio de la Guerra Civil Española”, contó Guadalupe Fernández Gascón, quien descubrió la existencia de esa instantánea gracias a la exposición “La Maleta Mexicana: El redescubrimiento de los negativos de la Guerra Civil Española de Capa, Chim y Taro”, que tiene lugar hasta principios de marzo en el antiguo Colegio de San Ildefonso de Ciudad de México.

exiliados2

La muestra es un testimonio gráfico de la obra de los fotoperiodistas Robert Capa, Gerda Taro y David ‘Chim’ Seymour. En la exposición se pueden ver 250 piezas de un total de 4.500 negativos que fueron encontrados en México el 2007 dentro de tres cajas que pertenecieron a un fallecido militar y cónsul del país.

En otra instantánea vemos a otra mujer, con cofia y uniforme de enfermera sonriendo a cámara sentada en un banco de piedra, en algún sitio cercano a Toledo. Es María Dolores, madre de Julio Fernández Gamero, que trabajó como enfermera del bando republicano en la Guerra Civil Española y emigró en 1939 tras la victoria franquista. “Fue una inmensa emoción descubrir esta foto, estoy seguro de que a mis padres les hubiera hecho muy felices”, relató Julio, que supo de la existencia de la imagen porque aparece en un libro editado  en el país azteca sobre las fotografías.

Ery Camara, curador del Antiguo Colegio de San Ildefonso, recalcó el enorme valor de este hallazgo, que ha sido expuesto en Estados Unidos, Francia y España y en México ha cosechado un enorme éxito con casi 50.000 espectadores, porque “tras 70 años en la oscuridad” las instantáneas continúan desvelando relatos.

exiliados1

Relatos como el de los padres de Guadalupe, ambos involucrados en el mundo del arte desde antes de la Guerra y partícipes de la salvación del vasto patrimonio artístico español. Durante los bombardeos en Madrid fue el padre de Guadalupe y director del Museo del Prado, Roberto Fernández, el encargado de catalogar las obras y esconderlas en la Basílica de San Francisco el Grande. “A Franco no le importaron los museos, solo las iglesias”, recalcó Guadalupe, quien recordó que su padre “sufrió una profunda decepción” cuando Franco al acabar la guerra agradeció “a la Divina Providencia” la conservación de las obras españolas.

Por su parte, Julio quiso recordar la realidad de “una guerra injusta”, que terminó con su familia “transterrada” y “desperdigada” por varios países y continentes y dejó una cicatriz abierta en sus progenitores. “En casa platicábamos mucho de este tema, e imagino que algo queda de esta herencia”, reconoció.

Porque la guerra, aunque  sucedió a miles de quilómetros de distancia, impregnó la forma de vivir de una generación de exiliados: “Mis padres me decían; ‘No te puedes dejar la comida porque en la guerra los niños no podían comer’”, recordó Guadalupe, que explicó que ese conflicto “no olvidado” le produjo un constante “conflicto de identidad”.

DSC_5278

Hoy ambos se muestran felices y agradecidos con México, por la oportunidad que les dieron a sus familias y a ellos mismos. “México fue la gran esperanza”, afirmó Julio, mientras que Guadalupe rememoró las largas tertulias que sus padres vivieron con artistas mexicanos de renombre como el escritor y académico Juan José Arreola o el literato y fotógrafo Juan Rulfo.

Al finalizar el encuentro, los dos extrapolaron las vivencias de sus padres al convulso momento que se vive en México. Julio apuntó que no se aprendió “por completo la lección de violencia” y Guadalupe, que perdió a su marido y a su hijo asesinados, sentenció que el choque político y de clases puede conducir a una misma situación: “Lo que está pasando aquí empezó de la misma forma. Es como si se fuera a repetir la historia”.

 

Anuncios

Acerca de Triple P

Periodista, camarero, viajero y vividor. Soy el típico Triple P, alguien preparado, parado y puteado. Un especie que abunda en España. Tras unos meses dando tumbos por el mundo ahora regreso a la ciudad condal. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. Pero yo estoy seguro que nada puede ir a peor. :D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s