Oportunidades, tesón y carambolas. Reflexiones de un migrante novato

Estándar

Estos días han sido una locura. La verdad es que a Vicenç y a mí ganas y empeño no nos faltan para que esta aventura nos salga bien.

Yo, por ejemplo, empecé el lunes fuerte, con una rueda de prensa que me sopló una amiga sobre unas fotografías inéditas de la Guerra Civil Española en las que hijos de exiliados a México identificaron a sus padres. Una historia algo menor pero muy tierna, y que sobre todo me sirvió para ponerme algo en situación. No llevo ni una semana y ya han detenido al narco número 1 del mundo y ha fallecido el gran Paco de Lucía en Cancún, en la costa caribeña, así que ya veis que esto, en cuanto a noticias se refiere, es un no parar.

Pero con lo que más me quedo estos días es con el puñado de gente que he conocido, emigrantes como yo,  que por una razón u otra se encuentran en México:

Está Joselito, montador de vídeos y afincado en el DF desde hace tres años. Todo un luchador que llegó como turista y con mucho empeño y tesón ha logrado hacerse un hueco en el difícil mercado audiovisual azteca. Él está siendo un poco nuestro mentor en esta aventura, llenándonos de consejos y presentándonos a gente. Además, es nuestro compañero de piso y nos brinda cocina mexicana como la tinga de pollo. Delicioso.

Imagen

Está Lluís, bailarín y hoy uno de los directores del musical “Hoy no me puedo levantar” en México. De Girona como yo, hacía un puñado que no lo veía. Y ha resultado que ahora está haciendo sus particulares Américas en este país tan encantador. Lleva tres meses y dice que esta oportunidad le ha permitido escapar de la montaña rusa que supone ser bailarín.  ¡Así que bien por él!

También está Carola, una buena amiga de la universidad que hoy trabaja como corresponsal para AFP en México. Poco a poco se está enamorando del DF tras abandonar su querida Venezuela, y es otro ejemplo de lo que puede llegar a ofrecerte el país. Me alegro mucho de reencontrarme con mi pelirroja favorita. Aquí, con dos longanizas que le traje y haciendo el payaso.

Imagen

Y por último conocí a Aida. Editora y divertida donde las haya, lleva casi cinco años en México entre visados de estudiante, de turista y de residencia. Es una experta en la ciudad y en temas migratorios, y un aliento de buena onda. No me conocía de absolutamente nada cuando me llevó a una cantina a por unas cervezas, y es un ejemplo de que, entre migrantes, la gente se tiende la mano con más facilidad. Ojalá – y me incluyo- hiciéramos los mismo en nuestra propia tierra.

Por lo hablado estos días con unos y otros. Este país está lleno de oportunidades. Oportunidades que nadie te regala ni te regalará, que te tienes que pelear. El tesón, la tozudez y las ganas son el común denominador que me han transmitido sus historias. Sobre todo las de aquellos que arribaron al país con el futuro algo más difuso. Difuso como el mío.

Y como en todo buen relato, se requiere un poco de suerte, de carambola. Aquí es donde se mezcla el azar con todo lo demás, y la aventura se hace aun más apasionante.

Estas son unas pocas y primerizas reflexiones de un recién llegado a esta gran ciudad. Alguien acostumbrado a hacer maletas, pero que sabe que esta vez es distinto.

¡Abrazos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s