El día más loco: Plegarias autostopistas, grititos solitarios y tiendas de campaña en jardines ajenos

Estándar

Quien me iba a decir que la ruta Christchurch-Oamaru me llevaría a vivir uno de los días más locos de mi aventura.

Todo empezó a las afueras de Christchurch, cuando Ethan, un camionero afincado en Napier y a punto de casarse, me recogió con su gran máquina. Fui el King of the Road por media hora…

Imagen

En el siguiente pueblo, me recogió un maorí llamado Edwyn, trabajador de matadero y muy orgulloso de su país y sus raíces.

Me dejó en Ashburton, y allí me costo mucho conseguir transporte. Finalmente me recogió David, el buen samaritano. Un profesor de secundaria profundamente cristiano, que no entendía como España, que creía muy católica, estaba llena de corruptos y ladrones. “God is above us all”, me dijo.

Yo le respondí que sí, pero que en España puedes pasearte en todas la procesiones de Semana Santa y luego estar imputado por todo y más, a lo Julián Muñoz borracho en el Rocio, o encabezar partidos con muchos presuntos ladrones a lo Dolores de Cospedal, y con mantilla y peineta.

http://www.abc.es/fotos-gente/20121013/soraya-saenz-santamaria-maria-1503490666307.html

Es muy difícil explicar en uno de los países menos corruptos del mundo lo que es la picaresca española.

El viaje llego a su fin, pero antes una devota sorpresa. David pidió rezar por mí. Y así lo hicimos. Aunque yo de religioso poco o nada, me pareció muy tierno el hombre. En su plegaria, David pidió la bendición para que el viaje me fuera muy bien y, sobretodo, encontrara trabajo en algo que me gustara. (Así de mal me vio, o que bien le conté la crisis española!) Agradeció a Dios el habernos conocido, y dijimos Amen. Como Dios manda!

Estaba cansado ya de tanto trote, pero me quedaba un larguísimo día por delante. Me recogió un jovencito, con el coche lleno de la revista “Awake” (Despierta), un clásico de los Testigos de Jehová. Y si, hablamos de las reglas que deben seguir en su congregación, y otros menesteres. “We just follow what the Bible says, exactly”, me dijo al preguntarle si eran muy estrictos. “No fornication before marriage”, me dijo como ejemplo. Vaya con la Biblia. Y que día mas interreligioso.

Ya por último, me recogió Joe, el maorí originario de Gisborne y granjero adinerado. Un hombre simpático y dado a los placeres mas profanos. Buena pesca, buena comida, buena caza y una panza que daba fe de ello. Muy simpático me dejo en mi destino, Oamaru.

Oamaru es conocido por sus pingüinos, los amarillos y los azules. Como en los azules se debía pagar, me decante por visitar la playa de los amarillos. Me lo recomendó un guía, pero lo que no me dijo es que tenia que cruzar playas inundadas de leones marinos, y que con la marea alta, y mi mochilota pegada a la espala. Era tarea imposible!

Estaba agotado cuando llegue a la siguiente playa, virgen, salvaje y llena de conchas preciosas. Y de pronto me sucedió otra anécdota con focas de por medio.

Imagen

Imagen

Imagen

Tras comprobar que no podía proseguir mi ruta por la marea, regresaba tranquilamente hasta que un león marino apareció de la nada. Resoplando cual gatito lindo. Jajaja, os juro que di un grito a los Priscilla Reina del Desierto que desperté a todos los animales de la región. Estaba completamente solo en esa playa, y con estos bichos no se juega.

Dando mi expedición por imposible. Volví  a la playa de los pingüinos azules, me escondí como pude, para no pagar, y los vi pasar. Diminutos animales de menos de treinta centímetros, graciosos y torpes en tierra firme.

Había conseguido mi propósito! Y quedaba encontrar donde dormir. Me había propuesto apostar por la bondad ajena (de esto va mi viaje, de hecho), y preguntar en alguna casa con jardín si me dejaban plantar mi tienda.

Una pareja joven me dijo que ningún problema, incluso me pidieron perdón por no tener habitación. Muy fuerte. Dormi en el jardin.

Imagen

La verdad es que dormí como el culo y tuve frio. Pero bueno, la experiencia fue bonita y después de un día que se me hizo eterno, no podía pedir más.

Nueva Zelanda, molas.

Apunto: Faltan algunos acentos pero el corrector va como va. Y me gustaría tener fotos de cada momento y persona conocida, pero a veces falta tiempo, morro o fuerzas!

Anuncios

»

  1. me encanta tu post 🙂 yo y mi amiga estamos a punto de empezar un viaje de autoestop por Mexico , donde tienes tu humilde hogar si algun dia visitas Cancun 🙂 un saludo y me encantan tus relatos de autostop

    • eiii! acepto la invitacion encantado, si algun dia me paseo por vuestro lindo mejico… espero conoceros! muchisima suerte en vuestras aventuras autostopistas … espero ir leyendolas tb 🙂

  2. Pingback: Un autostopista afortunado: Personas y personajillos que me recogieron en la carretera. | Un Triple P en Nueva Zelanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s