Hastings: Cuando lo perfecto hastía

Estándar
Hastings la ciudad que siempre duerme o Hastings, la ciudad fantasma, así han titulado algunos de mis amigos sus álbumes de fotos en Facebook acerca de esta localidad de mas de 60.000 habitantes de la costa este de la isla norte de Nueva Zelanda.Tienen toda la razón. Hastings es aburrida y permanentemente vacia. Su población se apresura en llegar a sus casas, encerrarse en sus suburbios. Algunos ricos, algunos pobres. Pero os aseguro que en mi vida había visto calles tan anchas y tan poco transitadas la mayor parte del día.

Imagen
Imagen
Enormes vías de asfalto divididas en cuadriculas. Con casas ridículamente espaciosas y aceras nada paseadas. De mientras que los coches, en bandada, deambula por la ciudad sin pararse en los pasos de cebra.Solo los hiper mercados, como el autóctono Pack and Save, se ven llenos. Con razón, abren hasta la medianoche, mientras que la mayor parte de los comercios baja persianas a las cinco.

Tiendas y restaurantes enormes, donde raramente se ven mas de diez personas, son el común denominador. Es esta pasión por lo grande, lo exagerado y fútil.

ImagenHastings resume todo lo que odio de este modelo de consumo que arrasa en Nueva Zelanda y en muchas otras partes del mundo. Coches por doquier, casas enormes hechas de material barato. Urbanizaciones frías y parques sin carácter. Vecinos que no se saludan, pero compiten por tener el césped mas bonito.

ImagenPara esto le quitamos terreno a la naturaleza?

Desgraciadamente, Hastings es solo un mero ejemplo de ciudades/suburbio que abunda en el país.Una Nueva Zelanda que se aleja de las postales, y que según algunos estudios, sitúa el país entre uno de los mas contaminan tes por capita.

Nueva Zelanda es preciosa, y eso que aun me falta por conocer la parte mas remota. Pero también es un claro ejemplo de colonizacion y destrucción ecológica. Con solo 4 millones de habitantes, mantiene solo el 25% de sus bosques primarios. Su dimensión es de la mitad de España.

En su lugar, nos encontramos con plantaciones de pinos y otras flora europea. “Para hacer el país mas habitable y turística”, decían los migrantes venidos del viejo continente en el siglo XIX.

No hay que mirar al pasado. Pienso yo. Lo hecho esta hecho. Solo queda mirar al futuro e intentar no cometer los mismos errores que azotan países en vías de desarrollo como Ecuador, con una tasa de deforestación altísima, o la propia España, con esa costa que es un mecano de rascacielos desproporcionados e inútiles.

Mas allá de esta pequeña reflexión, mis tres días en Hastings fueron entretenidos. Me reencontré con amigos en Auckland, descanse de tanto trote y conocí a una enorme comunidad latina que trabaja recolectando fruto o en la todopoderosa fabrica de conservas Watties. Gente joven, con ganas de ganarse unos “kiwis” e irse a viajar.

Nos despedimos con una bonita cena y mejillones con queso, a la peruana. Fue lo mas!

Imagen
pd: perdon si falta algun acento.
Anuncios

»

  1. Si, es asi, pero tambien tiene ese que se yo de tranquilidad que esta bueno… pero desespera!! ahora el tema es, hay lugares que no sean asi en NZ? porque incluso en Auckland (que solo estuve una semana, aclaro) cierra todo a las 5 pm.

    • Hombre en Auckland hay mas cositas que hacer, pero coincido contigo… New Zealand no es la fiesta!! Y si, desgraciadamente Hastings es una ciudas mas de tantas otras… :S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s