Inmigrante (de primera y de segunda): Historia de un limpiaplatos modélico

Estándar

Por fin, dejo el trabajo y me voy a viajar. Vaya tortura. ¿Os acordáis que cuando llegué encontré trabajo enseguida en uno de los mejores restaurantes (y el más ‘cool’ sin duda) de Auckland? Para aquél entonces estaba contento, cobraba más que el salario mínimo y comía y bebía de gratis haciendo de camarero de barra.

Pues todo se torció un poquito. Al final me apartaron de la barra y me dejaron en la cocina. De limpiaplatos, con la excusa de que en la “sala había mucha gente trabajando” y que “yo estaba haciendo un trabajo ‘awesome’” dejándolo todo como los chorros de loro.

Esto me decepcionó y entristeció. No vine aquí a fregar platos. Tampoco pretendía ganar un Pulitzer ni entrar por la puerta grande. Pero sí quería un trabajo donde pudiera poner en práctica mi inglés.

Hace días me discutí con mi jefa. Con mucha educación y condescendencia, me soltó perlas como “deberías estar contento, llegaste y conseguiste trabajo a la primera”, o “hay muchos que quieren tu puesto de trabajo”. Aquél día casi me echaron, estaba tan contento por poder rebatir en inglés argumentos de este tipo, que me dejé ir.

En el fondo es una anécdota, pasado mañana empiezo a viajar, y ni me acordaré de este último mes mortificado haciendo un trabajo que no me aportaba NADA.

Imagen

Una tarea que me despertó muchos recuerdos. Malos y buenos.

Recuerdo malos, como aquella vez en Londres, con 18 añitos y recién salido de mi Girona natal. Me fui solo a la ciudad y allí me esperaban unos amigos. Por primera vez, entendía lo que era sentirse un foráneo. Hacer piña con los tuyos, no entender la mitad de lo que te dicen. Sentirte desubicado, perdido, y algo menospreciado.

Limar prejuicios a base de bofetadas: Un día, descubres que tu compañero de trabajo recoge-vasos brasileño tiene un doctorado en psicología, el otro, que tu amigo polaco, ‘el de la puerta’, hizo Derecho en su Varsovia natal.

También que tu mánager bromea acerca de “los españoles, aquella raza que viene a trabajar porque en su país no hay (trabajo)”.

Nadie sabe tu historia. Eres simplemente el inmigrante que hace el trabajo que nadie quiere hacer. Te miran por encima de la espalda.

Como a tantos extranjeros en mi querida Barcelona, destinado a hacer trabajos considerados menores, y vilipendiados por trabajar en un país en crisis.

Cuando te das cuenta de esto. Descubre lo inútil que es prejuzgar, y el miedo que tenemos al extranjero.

Pero limpiar platos también me ha hecho recordar momentos buenos. Como cuando me fui a trabajar de corresponsal a Ecuador como becario.

Imagen

Yo llegué al país en primera. Con los gastos de viaje cubiertos, contactos en varias esferas y un trabajo que, de por sí, te ponía en primera línea. Era un europeo en un país latinoamericano. Era un tío “guay” con una agenda de contactos muy amplia. Pude conocer a gente importante, escribir reportajes de toda índole y asistir a eventos por la patilla.

Otro país, otra frecuencia. Un inmigrante con las puertas abiertas de par en par.

Honestamente, me encanta haber vivido las dos historias. Conozco gente que escribe y no ha salido nunca de su zona de confort. Aunque no sé hasta qué punto me servirá de algo sentirme como un pringaíllo con grasa de cocina hasta los tobillos.

De hecho solo sé que estoy bastante perdido.

Hoy me he despedido, con un alivio que no había sentido en ninguno de mis anteriores trabajos.

Echaré de menos a mis grandes compañeros.

Y seguiré en mi lucha por encontrarme.

Anuncios

»

  1. Ay cuantos recuerdos. Tu habla de becario. Ni te cuento lo que es buscar trabajo de housekeeper limpiando lavabos en apartamentos y haciendo habitaciones en hoteles. Y decir que, en realidad, eres redactor de deportes de EFE y que tu labor diaria es cubrir las informaciones del FC Barcelona, que igual España no lo ponen en el mapa, pero Messi sí saben quien es. Directamente no se lo creen. Que seas periodista, claro.
    Otro ejemplo, en la oficina de empleo de Newquay, en Inglaterra, a todos los españolitos les iba saliendo curro y a mí nada de nada. Al final, un granaíno me dio la clave y me lo confirmaron los oficinistas del Inem inglés. No me daban nada porque era un ‘overskilled’. Allí mismo me dieron la solución. Cambiar lo del título universitario, la experiencia como periodista y los idiomas y volver a rellenar el papel diciendo que no sabía hacer la ‘o’ con un canuto y que hablaba español pero del malo. Ah y poniendo muchas faltas de ortografía, no sea que se picaran los ingleses de turno por ver que servidor tenía menos que el 95% de ellos (cosa de la que no presumo, sólo constato una realidad aplicable a cualquiera que haya hecho un mísero curso CCC de inglés).
    Te daré dos ventajas y no me enrrollo más. Uno de los trabajos mejores que he tenido en la vida fue limpiando los cristales de unos apartamentos. Los apartamentos daban a una playa de ensueño y lo de darle a la escobilla esa de hierro con goma que usan los que te quieren limpiar el parabrisas en Barcelona era como una especie de mantra que me llevaba al nirvana. Tal cual. Nada que ver con el puto estrés del periodismo.
    Otra más. Otro placer, cuando vives una vida de viajero de ese tipo. Es que, en el fondo, te la pela si hoy trabajas de una cosa en un sitio y mañana de otra en otro. Resultado, te la trae flojísima si te echan o si te quedas. En mi caso, sirvió para decirle a una encargada de limpiadores de habitaciones de hotel, ex soviética ella no recuerdo si rusa o ucraniana, que se metiese los utensilios de limpiar en el mismísimo ass y que ni se esforzase en decirme que estaba despedido porque el que me iba era yo. En la vida real no es tan fácil hacer eso, aunque tampoco te creas que debe ser tan difícil. Todo es relativo que diría Einstein.
    Disfruta mucho, que de todo eso se aprende, y ten en cuenta que, detrás de cualquier esquina, puede estar la oportunidad de tu vida. Be water my friend.

    PD: Perdó pel conyàs i, ara que me’n adono, que collons faig jo escrivin per tú en castellà? En tot cas ara no ho canvio, eh? Una abraçada ben forta. Tranquil que ja et cuido jo Girona.

    • Caram! Quants records t’he despertat. Sí tio, tens tota la raó, lo millor de tenir treballs que te la suden és que pots dir adéu sense demanar perdó, treballar sense pressió i seguir el teu camí sense tenir por d’estar perden oportunitats.

      “Overskilled” és una paraula horroroso, by the way. No la paraula en sí, sinó el fet que et menyspreïn per haver-t’ho currat i estudiat a la vida.

      Una abraçada! I la Catedral que no es mogui eh!

  2. Martinet! està bé poder moure’s i sobreviure en les dues cares de la moneda. Això relativitza la “gran importància” que ens pot semblar tenir en un moment… Crec que era en un llibre que el Gabilondo explicava això…com un periodista polític a Barcelona podia passar de ser reconegut per tots els mandamases als passadissos de la Generalitat a que, un cop acomiadat, no el coneguin ni al bar del seu poble. És així, una petita lliçó de vida. Disfruta molt el viatge!

  3. ànims company! També sóc periodista a l’atur currant en una botiga i col·laborant (gratis) per una ràdio i una revista. Per questions personals no em puc bellugar de barna, però creu-me, ho faria gràtament, em fas molta enveja nano! New Zeland! També tinc un passat de “polish the cutlery every fucking day” a la boirosa Anglaterra. I un viatge de “guays” a l’amèrica central tractada de quasi princesa. M’he sentit molt identificada amb el teu escrit i la relativitat de la inmigració. Força!

    • Ari! Quina il·lusió que em fa que gent que no conec llegeixi les meves històries, i es senti identificat amb elles, bones o dolentes. Veig que tots hem viscut experiències similars, i està bé compartir-ho i treure’n alguna reflexió.

      Una abraçada! I força per tu també 🙂

  4. Pingback: Triple P se presenta a los Premios 20Blogs | Un Triple P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s