Boutiques, sex shops y una casita destartalada que es mi nueva morada

Estándar

¡Hola amigos! Ayer me mudé a la casa más hippy del mundo del barrio más ‘cool’ (para mí) de la ciudad. Pago superpoco (110 dólares nz por semana, una ganga para la media en la ciudad) y comparto habitación con un alemán de nombre Kristoff.

En casa somos unos diez, aunque se pasea gente que no sabes si vive o no por aquí. Y hay muy buen ambiente. Los anfitriones son una pareja germano-española con una hija, Paula. Pero también tenemos a una pareja pakistaní, un coreano, dos francesas, un madrileño y un catalán… por el momento!

Échadle un ojo a la casa!

Imagen

La casita está cerca de K-Road, una calle de ocio y comercio muy larga que por donde yo vivo se transforma en una amalgama de negocios de toda índole, como boutiques de renombre, sex shops, modernas galerías de arte (en la de la foto se puede apreciar un poco esa pelota hinchable enorme que inunda el local) y travestis, que al más puro Almodóvar llevan barba y vestidos floreados del Bershka (o su homónomo kiwi).

Imagen

¿Y lo mejor? Me queda a cinco minutos de mi nuevo trabajo en un restaurante muy chulo y trendy. Pero esto os lo contaré cuando tenga mi preciado IRD NUMBER, un registro que te permite trabajar sin problemas.

La ciudad empieza a cobrar encanto. Aunque debo decir que le falta mucho mucho para que llegue a parecerse a la Barcelona, y su(s) persona(s), que tanto quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s